NOTICIAS
Pedro Torres Villalón, finisher SOLO en la Mad-Lis: “Todo el mundo decía que era imposible y lo he hecho

El amor al ciclismo no siempre sale de uno mismo, a veces tiene que ser un médico el que te invite a probar. El atleta Pedro Torres tuvo una fea lesión de rodilla y el ciclismo se convirtió en el mejor remedio a su maltrecha articulación. La bicicleta actuó como un germen dentro de él que le ha ido empujando a conseguir retos y marcarse de nuevos. La ambición le llevó al desierto de Marruecos con la Gaes Titan Desert by Garmin y esta será su cuarta participación en la Powerade Non Stop Madrid – Lisboa, la segunda en solitario y dispuesto a quedar muy arriba en la clasificación.

¿Quién es Pedro Torres Villalón?

Soy una persona muy aficionada al deporte que empezó en el ciclismo por prescripción médica.  Antes hacia atletismo y para rehabilitar una lesión rodilla y después de estar parado dos años  y querer fortalecer los músculos empecé a ir en bicicleta. Me compré algo sencillo y salía todos los días, me fui aficionando  poco a poco. Hace dos años hice la Gaes Titan Desert by Garmin y el año pasado hice la Powerade Non Stop Madrid - Lisboa en solitario. Cada año intento buscar nuevos retos para subir el listón.

¿Cómo entrenas tu cuerpo para aguantar 770 kilómetros sobre la bici?

Estuve todo el año con un entreno específico para esta carrera. Hice todos los ultramaratones que pude con la bicicleta de montaña y algún 24 horas en Portugal para meterle al cuerpo más volumen y aumentar la resistencia.

¿Cómo se afronta el reto en solitario? ¿Pensaste alguna estrategia?

Lo llevaba todo muy bien estudiado ya que esta era mi tercera participación. El primer año hice cuatro tramos en un equipo de tres, el segundo en parejas hice cinco tramos y este año tocaba en solitario. Todo estaba muy bien preparado, sabía cuánto tiempo parar en cada tramo y que comer. Mi equipo sabía cómo preparar la bici para cada tramo, con foco o sin foco, rellenar el camelbag e incluso qué ropa tener preparada. Intenté encontrar ritmo de carrera que yo podía llevar en base a las carreras y entrenamientos que había realizado previamente. Intentamos no dejar nada al azar.

¿Por qué fases pasa tu cabeza a lo largo del recorrido? ¿Pensaste en abandonar en algún momento?

Hasta el octavo tramo fui de maravilla, al acompañar a un compañero con un ritmo menor al mío, estuve muy fresco todo el tiempo. En la octava hicimos la segunda parada para dormir una hora y media como ya hicimos en la cuarta. En esa parada, la persona que nos tenía que despertar se durmió e intenté recuperar la hora de sueño extra. En ese momento pagué el sobreesfuerzo y eso sumado a que la caravana de asistencia se quedó sin batería así que tampoco tuvimos ni asistencia ni alimentos. El resultado, llegamos al noveno tramo a dos minutos del cierre de la estación de hidratación.  Sin embargo el ser humano es extraordinario y aguanta lo que le eches.

¿Qué dirías que ha sido lo mejor de esta experiencia en solitario?

La llegada a Lisboa. Los últimos cuatro kilómetros cuando íbamos por el paseo marítimo y ahí hay una escalinata de madera donde las olas rompen a la altura de la rueda de la bici. Esos cuatro kilómetros no se me olvidaran en la vida. Como cuando entran en los campos elíseos los corredores del tour. Todo el mundo te decía que era imposible y… ¡los has hecho!

Una vez superado el reto de cubrir en solitario la distancia entre las capitales de España y Portugal ¿Qué retos te has propuesto de cara a la próxima edición de la Powerade Non Stop Madrid – Lisboa?

Si puedo llegar con el entrenamiento suficiente entrenamiento intentar luchar por el podio este año. A pesar de las 54 horas que tardamos el año pasado, creo que quitando una parada y subiendo el ritmo espero poder estar en el podio. Siempre y cuando pueda entrenar tanto como el año pasado, claro.

ÚLTIMAS NOTICIAS

13. Septiembre 2018
10. Septiembre 2018
30. Agosto 2018
27. Agosto 2018
20. Agosto 2018